Enfermedades de la próstata

Anatomía masculina
 

La próstata es una glándula situada por debajo de la vejiga que rodea la uretra. El tamaño normal de la próstata es similar al de una castaña, pero con la edad y como consecuencia de diferentes enfermedades puede aumentar y ocasionar una dificultad para realizar la micción. Las células prostáticas forman un fluido que, mezclado con los espermatozoides procedentes del testículo, constituyen el semen masculino.

Entre las diferentes enfermedades que pueden afectar a la próstata destacan:
  • Hiperplasia prostática benigna
  • Cáncer de próstata
  • Prostatitis

 

HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA

Es la enfermedad prostática más frecuente, apareciendo habitualmente a partir de los 50 años. Su origen es desconocido. Consiste en un progresivo crecimiento del tejido glandular y estromal prostático, ocasionando una obstrucción progresiva de la uretra situada por debajo del cuello de la vejiga urinaria.

Adenoma de próstata
Aunque es una enfermedad benigna, es decir, no se extiende fuera de los límites prostáticos ni a distancia con en el caso del cáncer prostático, puede ocasionar importantes complicaciones en el caso de no realizarse un tratamiento adecuado (hidronefosis, litiasis vesical, divertículos vesicales, infecciones urinarias, etc.).
La obstrucción generada por la hiperplasia benigna prostática (HBP) puede manifestarse por dos tipos de síntomas:
    • Síntomas irritativos: polaquiuria (incremento en la frecuencia de la necesidad de ir a orinar) y urgencia (necesidad imperiosa de ir a orinar), pudiendo acompañarse la urgencia de incontinencia. Generalmente son los primeros síntomas que nota el paciente y que le hacen ir a consultar con el urólogo.
    • Síntomas obstructivos: retardo en el inicio de la micción, chorro miccional debil y entrecortado, goteo terminal y sensación de micción incompleta. Estos síntomas aparecen en etapas mas avanzadas de la enfermedad, pudiendo asociarse o no a los síntomas irritativos iniciales.
Los síntomas prostáticos pueden ser valorados mediante una escala sintomática (IPSS), estableciendose su severidad y en que grado limitan la vida del paciente.
 
Diagnóstico de la hiperplasia prostática benigna

Cuando un paciente consulta por alguno de los síntomas descritos anteriormente, generalmente se debe realizar un estudio para establecer el grado de obstrucción ocasionado por al próstata, evaluando la posible presencia de complicaciones y descartando la presencia de un tumor prostático maligno.

Las exploraciones habitualmente realizadas son:

  • Tacto rectal: consiste en la palpación de la próstata mediante la introducción del dedo índice del médico en el recto. Esta exploración no resulta generalmente molesta y aporta una importante información en lo referente a las caracteristicas prostaticas (volumen, consistencia, presencia de dolor, movilidad). Es importante destacar que algunos tumores prostáticos muy agresivos pueder acompañarse de analíticas normales (PSA), por lo que un PSA normal no evita la necesidad de realizar el tacto rectal.

Tacto rectal

  • Analitica: se incluye una valoración de la función renal, una analítica de orina y la determinación del antígeno prostático específico (PSA). Una elevación del PSA puede ser debida a diversas causas, siendo una de ellas el cáncer prostático.
  • Ecografía: mediante la ecografía abdominal, puede valorarse si existen enfermedades asociadas en los riñones y vejiga (tumores, cálculos, etc.). También se puede comprobar la repercusión que tiene la obstrucción generada por la próstata en el aparato urinario superior (riñones y uréteres) y en la vejiga. Finalmente se puede evaluar el volumen de la próstata, dato importante de cara a un tratamiento farmacológico o quirúrgico, y si el vaciado de la vejiga con la micción es completo o deja un volumen significativo de orina. Cuando se precisa un estudio más preciso de las caracteristicas de la próstata, la ecografía se puede realizar a través del recto.

Ecografía próstata abdominalEcografia transrectal

  • Flujometria: mediante esta sencilla exploración, se puede evaluar lascaracteristicas del flujo urinario del paciente, correlacionandose este dato con el grado de obstrucción que genera la hiperplasia prostática.
  • Otras exploraciones: en algunos casos, es preciso completar el estudio descrito con otras pruebas complemetarias (cistoscopia, urografia intravenosa, estudio urodinámico, etc.).

Según la cifra del PSA y las caracteristicas del tacto rectal, puede estar indicada la realización de una biopsia prostática para descartar la existencia de un cáncer prostático. Esta exploración consisten en obtención de varios cilindros de tejido prostático mediante una aguja de biopsia introducida a través del recto. Para aumentar la precisión de esta exploración, se realiza mediante control ecografico transrectal. La biopsia prostática no resulta dolorosa al realizarse habitualmente con sedación anestésica.

Biopsia prostática

 

Tratamiento de la hiperplasia prostática benigna

El tratamiento está indicado cuando la hiperplasia prostática ocasiona síntomas que resultan incómodos para el paciente o se presentan complicaciones derivadas de la obstrucción generada por al hiperplasia. Por lo tanto, no todos los pacientes precisan ser tratados.

  • Tratamiento farmacológico: actualmente existen fármacos de eficacia comprobada, destacando entre ellos los alfabloqueantes, los inhibidores de la 5 alfareductasa y los anticolinérgicos. Según la sintomatologia del paciente, grado de obstrucción y el volumen de la próstata, estará indicado su utilización en forma de monoterapia o de forma combinada.
  • Tratatamiento quirúrgico: existen diversas opciones quirúrgicas dependiendo de los síntomas, del volumen de la próstata y de la edad del paciente.
 

Tratamiento quirúrgico de la hiperplasia prostática benigna

1) INTERVENCIONES ESTANDAR

Las intervenciones más habituales en la actualidad son:

  • TRIGONOCERVICOPROSTATOTOMÍA: consiste en realiza una incisión prostática por via endoscópica. Está indicada en próstatas de pequeño tamaño.

Prostatotomía

  • RESECCIÓN TRANSURETRAL DE PRÓSTATA: consiste en la extirpación del adenoma de próstata por via endoscópica. Es el procedimiento quirúrgico más utilizado.

RTU próstata

  • ADENOMECTOMÍA: consiste en la extirpación del adenoma de próstata a través de una incisión abdominal. Esta intervención se puede realizar a través de la cápsula de la próstata o a través de la vejiga. Es preciso realizar este tipo de intervención en próstatas de gran tamaño.

adenomectomíaAdenomectomia2

2) INTERVENCIONES MÍNIMAMENTE INVASIVAS

  • LÁSER PROSTÁTICO:

Imagen laser

Laser verde: fotovaporización prostática

– Láser de Holmium: enucleación prostática

 

CÁNCER DE PRÓSTATA

Cáncer próstata

El cáncer de próstata es el tumor más frecuente en varones y la segunda casua de muerte por cáncer. Su incidencia aumenta con la edad.

Generalmente evoluciona sin dar sintomatología hasta en etapas avanzadas de la enfermedad. Este hecho hace que sea muy importante su diagnóstico precoz para poder realizar un tratamiento con intenciones curativas.

El diagnóstico precoz del cáncer de próstata se basa principalmente en la realización de un tacto rectal y la determinación del nivel de PSA (antígeno específico prostático), indicandose la realización de una biopsia de próstata en aquellos casos en los que se sospeche este diagnóstico.

Cáncer prostático

Una vez confirmado el diagnóstico mediante la biopsia, el paciente es considerado como de bajo, medio o alto riesgo, indicandose el tratamiento más oportuno en cada caso.

Actualmente se dispone de multiples opciones terapéuticas en este tipo de tumor que hace que el tratamiento sea “a medida” de cada paciente en concreto.

1) Vigilancia activa: en casos seleccionados de buen pronóstico, se puede optar por no realizar ningún tratamiento, estableciendose un seguimiento estrecho del paciente mediante controles de PSA y biopsias prostáticas programadas. En aquellos en que se confirma una progresión significativa durante el seguimiento, se opta por un tratamiento activo.

2) Cirugia (prostatectomía radical): consiste en la extirpación de la totalidad de la glándula prostática y vesículas seminales, asociandose en algunos casos a una linfadenectomia de los ganglios pelvianos. Esta intervención se puede realizar por via abierta (cirugia convencional) o por cirugia laparoscópica o robótica. La cirugia continua siendo el tratamiento estandar de los tumores organoconfinados, obteniendose excelentes resultados a largo plazo.

3) Braquiterapia prostática: consiste en la implantación permanente de semillas radiactivas en el interior de la próstata a través de la region perineal(braquiterapia de baja tasa), estando indicado en tumores de bajo riesgo. En tumores de riesto medio o alto, se puede optar por implantes no permanentes (braquiterapia de alta tasa) asociandose a radioterapia externa o tratamiento hormonal. Es la técnica con la que obtienen mejores resultado con respecto a la conservación de la potencia sexual.

4) Radioterapia externa: actualmente se disponen de aparatos que permiten una focalización muy precisa de la dosis de radiacion en el órgano diana, reduciendose notablemente los efectos adversos de este tratamiento. La radioterapia se aplica en la próstata y, según el grupo de riesgo del paciente, en las cadenas ganglionares pelvianas.

5) Otros tratamientos locales: en algunos casos pueden estar indicados otro tipo de tratamientos como terapias por congelacion (crioterapia) u otras terapias focalizadas todavia no consolidadas (HIFU).

6) Tratamiento farmacológico: en pacientes con tumores en estadio avanzado es necesario realizar un tratamiento con terapia hormonal (bloqueo androgénico).

Ampliar información

 

PROSTATITIS

Prostatitis aguda y crónica: su incidencia es elevada. La prostatitis aguda cursa con fiebre elevada, dolor y dificultad importante al orinar. La prostatitis crónica puede cursar con alteraciones en la micción y molestias en la zona lumbar baja, abdomen inferior y/o en la zona genital. La prostatitis aguda debe ser tratada con antibióticos. El tratamiento de las prostatitis crónicas en complejo y debe ser individualizado para cada paciente.

Ampliar información